Si tenemos en cuenta que la estructura del esqueleto facial es la base de la belleza de una cara, el mentón ocupa un lugar preponderante no sólo en el perfil facial sino también en la vista de frente. Un mentón retraído da a la cara una expresión tímida e introvertida. Al encontrarse el hueso hacia atrás, los músculos de la barbilla que se insertan en él también se encuentran en una posición anómala, debiendo contraerse permanentemente y en forma exagerada para cerrar los labios, lo que genera un fruncimiento en la zona del mentón sumamente antiestético. Un mentón demasiado prominente, perdonable en el varón, en una paciente de sexo femenino da un aspecto agresivo y masculino. En ambos casos la corrección del defecto resulta fundamental. En los casos de mentón hacia atrás, cuando es leve puede colocarse un implante. En casos más severos y en los casos de mentón prominente, hay que intervenir directamente sobre el hueso. Se trata de una operación sumamente sencilla y con un resultado muy satisfactorio, pero resulta fundamental que el que la realice sea un cirujano/a plástico formado y entrenado cirugía máxilofacial, situación que no resulta muy habitual.

Caso 1

ment1

El gran problema de esta paciente es su cuello. Para corregirlo hizo falta resecar la grasa excedente de la zona además de avanzar su propio hueso del mentón para mejorar el perfil y además lograr un efecto adicional positivo en el cuello, ya que que el movimiento hacia adelante del mentón estira los músculos que se insertan en el, como se ve en el esquema. Se hizo además una rinoplastia complementaria.

Caso 2

ment2

A esta paciente, que consultó sólo por su nariz, se le colocó además un implante de mentón, lo que mejoró considerablemente su armonía facial.

Caso 3

ment3

A esta paciente se le realizó un avance de mentón deslizando hacia adelante su propio hueso. Esta operación se realiza por la boca, sin necesidad de cicatrices externas. Se completó la corrección del perfil facial con una rinoplastia.

Caso 4

ment4

Esta paciente presenta una saliencia de las arcadas dentarias superior e inferior, entidad que se llama biprotrusión maxilar. En general se acompaña como en este caso de mentón retruído. Se realizó sólo un avance de mentón, de esta manera se logró disimular mucho la alteración de los huesos de la paciente logrando una cara más armónica.

Caso 5

ment5

Cuando existen asimetrías del mentón hay que corregir el hueso en forma directa. Este es un procedimiento sencillo y debe ser efectuado por un cirujano/a entrenado en crrugia maxilofacial. Puede efectuarse con anestesia local, mediante una cicatriz por dentro de la boca, por lo que no queda evidencia externa de la cirugía. Esta operación tarda aproximadamente 1 hora.