Existen 2 aspectos que hay que considerar cuando tocamos este tema:

Las anomalías de desarrollo del maxilar superior

Cuando el maxilar superior, que sería el hueso que aloja los dientes de la arcada superior, se encuentra muy desarrollado, hay una altura exagerada a ese nivel que hace que el paciente muestre demasiado los dientes y las encías, acentuándose aun más cuando sonríe. En algunos casos no resulta preocupante, pero en otros  resulta sumamente antiestético. La corrección quirúrgica consiste en reducir el hueso, lo que logra un muy buen resultado. Esta operación debe ser realizada por un cirujano/a entrenado en cirugía máxilofacial, en colaboración con un ortodoncista.

La condición contraria se presenta cuando el maxilar se encuentra hacia atrás, lo que da un aspecto sumamente avejentado a la cara incluso en pacientes muy jóvenes, con los surcos nasogenianos (laterales a la boca) muy marcados y caída de la punta nasal por falta de sostén. Esta situación en algunos casos se acompaña de mordida invertida (los dientes de abajo se ubican delante de los de arriba, al revés que lo normal). Si esto no sucede, esta condición puede ser fácilmente corregida con un implante. Si la mordida se encuentra afectada, se debe corregir el hueso y colocarlo en su posición correcta. Esta operación debe ser realizada por un cirujano/a entrenado en cirugía máxilofacial, en colaboración estrecha con un ortodoncista.

La pérdida de hueso producto de la vejez

La pérdida de hueso producto de la vejez Pérdida de hueso por la vejez: La zona lateral a las alas de la nariz es una zona en donde se pierde hueso con el paso de los años. Esto genera un hundimiento a ese nivel, con surcos nasogenianos (laterales a la boca) muy marcados y caída de la punta nasal, lo que le da un aspecto muy avejentado a la cara. Con un procedimiento muy sencillo consistente en la colocación de unos implantes en esta zona, con anestesia local y sin cicatrices visibles, se logra un rejuvenecimiento llamativo. El darse cuenta de estos detalles mejora significativamente el resultado final.

Caso 1

ANOMALIA DEL DESARROLLO MAXILAR SUPERIOR

tm1

Esta paciente tenía además de un problema estético en el tercio medio de su cara que se encontraba hacia atrás, una asimetría en el labio y un problema en la oclusión dentaria que se llama mordida cruzada, que puede verse claramente en el molde de la izquierda, A la derecha se puede ver el resultado luego de la operación del maxilar y la nariz en un segundo tiempo. En el molde de yeso se puede ver cómo se tuvo que seccionar el maxilar superior además de avanzarlo, para corregir la mordida cruzada de la paciente.