Existen niños que nacen sin oreja. En general presentan vestigios rudimentarios que en nada se parecen a una oreja normal. Se realiza la reconstrucción de la misma con un injerto de cartílago de la costilla. Para que el resultado sea bueno el cartílago debe estar perfectamente tallado. Para ello el cirujano debe tener un conocimiento adecuado de la anatomía de la oreja y de las proporciones, y arte para realizar el tallado del cartílago en forma adecuada. En lo personal disfruto mucho realizando esta operación, la cual me ha dado muchas satisfacciones.

Caso 1

or1

Caso 2

or2

Caso 3

or3

Caso 4

or4

El armazón de carlílago de costilla que va a darle forma a la oreja es tallado por el cirujano que se va guiando según loa moldes que se toman de la oreja sana. Los moldes pueden ser tallados en un pan de jabon blanco, como puede verse en la foto de la izquierda, o moldeados en arcilla como puede verse en la foto de la derecha.