Cuando existe flaccidez de piel en el abdomen, la lipoaspiración por si misma no ofrece resultados óptimos. Es necesario extirpar el exceso de piel, con una cicatriz que en casos mínimos puede semejar una cesárea, pero que en la mayoría es bastante larga, de forma horizontal que pasa por encima del vello pubiano arqueándose hacia arriba hasta las espinas ilíacas (huesos de la cadera). Esta cicatriz, si bien es larga, puede ser ocultada dentro de la ropa interior y el traje de baño. Además de resecarse la piel y el tejido graso excedente, se realiza una plicatura (tensado) de los músculos para lograr un abdomen plano. La paciente debe decidir si acepta estos beneficios a cambio de una cicatriz que muchas veces resulta más visible de lo que ella espera.

Caso 1

abdm